Cómo hacer estocadas hacia atrás

Las estocadas hacia atrás son una gran versión de las estocadas que se centran en el fortalecimiento de los glúteos, cuádriceps, isquiotibiales y pantorrillas. Las estocadas hacia atrás son versátiles y pueden hacerse sólo con el peso del cuerpo o con peso añadido. Además, ¡es de bajo impacto! Si buscas unos muslos de infarto y un trasero impresionante, deberías aprender a hacer las Zancadas hacia atrás.

Las zancadas son increíbles. Si vas a un gimnasio, trabajas con un entrenador o ves cualquier cantidad de videos de fitness, ¡no te escaparás de hacer estocadas! Sin embargo, las estocadas pueden ser un reto para aquellos que tienen lesiones de rodilla u otros problemas de rodilla. Ahora llega la estocada hacia atrás. Cuando das un paso adelante en una estocada tradicional, acabas ejerciendo presión sobre las rodillas. Es parte del movimiento. Para muchas personas esto no es un problema. Pero para aquellos que les molesta, la estocada hacia atrás es la solución. El hecho de llevar el pie hacia atrás y bajar hacia abajo no proporciona el mismo impacto. De hecho, una estocada hacia atrás en realidad imita una sentadilla con una sola pierna.

Las estocadas de todo tipo son increíbles. Una de las mejores cosas que puedes hacer al ejercitarte es añadir variedad a tus ejercicios. 7 Variaciones de sentadillas y estocadas para piernas tonificadas es un gran entrenamiento para empezar y aprender todos los diferentes tipos de estocadas.

¡El consejo más importante para practicar cualquier tipo de estocada es ASEGURARSE de hacerla con la forma adecuada! Muévete lentamente y consigue un rango completo de movimiento antes de añadir una barra o mancuernas.

Aquí tienes los pasos para realizar las estocadas hacia atrás:

1) Ponte de pie con los pies separados a la distancia de las caderas.

2) Da un gran paso hacia atrás y baja tu cuerpo hacia el suelo. Ambas piernas deben estar dobladas en un ángulo de 90 grados al final de la zancada. Vuelve a subir hasta el principio y repite.

Objetivos: glúteos, cuádriceps, isquiotibiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.