Recursos, economía y desarrollo del Golfo de Guinea: Ayer, hoy y mañana

Resumen:La contaminación y la piratería en la región del Golfo de Guinea van en aumento, de modo que los medios de subsistencia, el medio ambiente y la economía de la región se ven amenazados, lo que se traduce en la disminución de la vida marina y de otras especies acuáticas, así como en el declive general de la economía y los ingresos de las naciones que sostienen a más de 500 millones de personas en la región. El objetivo de este artículo es sensibilizar a nivel nacional, continental e internacional, atraer a los expertos que trabajan en áreas relacionadas y también atraer a posibles inversores para que ayuden a promover y desarrollar económicamente la región del Golfo de Guinea, por un lado, y a mejorar la economía global en beneficio de todos los ciudadanos del mundo, por otro.Introducción:La región del Golfo de Guinea se encuentra en África y está situada dentro de las líneas costeras de África Occidental y Central y las aguas territoriales circundantes del Océano Atlántico.La Organización Hidrográfica Internacional define la extensión suroeste del Golfo de Guinea como «una línea que va hacia el sureste desde el Cabo de las Tres Puntas en la región occidental de Ghana (4,744°N 2,089°O) hasta el Cabo López en Gabón (0°38′S 8°42′E)». Pero el actual Golfo de Guinea tiene una dimensión más política que geográfica, lo que llevó a la extensión de las fronteras de la región del Golfo de Guinea desde la costa de Costa de Marfil en África Occidental hasta la costa de Angola en la región de África Central, incluyendo las islas del Golfo como Annobón, también conocida como Pagalu, la isla de Bobowasi, Bioko, Corisco, Elobeys, Elobey Grande y Elobey Chico y Santo Tomé y Príncipe y algunas otras no mencionadas aquí.El nombre de Guinea puede parecer nuevo para muchas personas en el mundo occidental, pero la verdad es que el nombre de Guinea se ha utilizado tanto en el Magreb (región del norte de África/Marruecos) como en Europa mucho antes de la época del príncipe Enrique. Por ejemplo, en un mapa fechado hacia 1320 d.C. por el cartógrafo genovés Giovanni di Carignano, que obtuvo su información sobre África de un compatriota de Sijilmas , encontramos Gunuia, y en el atlas catalán de 1375 d.C. como Ginyia. El nombre «Guinea» se aplicó también a la costa sur de África occidental, al norte del Golfo de Guinea, que pasó a llamarse «Alta Guinea», y a la costa occidental de África meridional, al este, que pasó a llamarse «Baja Guinea». El nombre de «Guinea» sigue estando unido a los nombres de tres países de África: Guinea, Guinea-Bissau y Guinea Ecuatorial, así como Papúa Nueva Guinea en Melanesia (el continente asiático). Posee cerca del 35% de las reservas mundiales de petróleo y está dotada de numerosos minerales y otros recursos naturales como diamantes, estaño, betún, uranio, cobre, manganeso, oro, fosfatos, granito, gas, mármol, cuarzo, plomo, zinc, wolframio, fluorita, azufre, feldespato, plata, caolín, mica, asfalto, yeso, petróleo y talco, así como una riquísima selva tropical que representa el 20% del total de la selva tropical del mundo y constituye una de las principales fuentes generadoras de oxígeno del planeta, al tiempo que sigue dando cobijo y protección a una gran parte de la biodiversidad mundial, incluidos los pigmeos, los animales, los microorganismos, etc.Los países miembros actuales de la región son Ghana, Togo, Benín, Nigeria, Costa de Marfil, Camerún, Gabón, Guinea Ecuatorial, Congo, Santo Tomé y Príncipe, RDC y Angola, incluida Cabinda. Todas las actividades económicas importantes de la región, como la prospección petrolífera, las operaciones portuarias, la minería y la quema de gas, junto con otras actividades negativas que se dan con mayor frecuencia en la región, como la piratería, los secuestros y la escasa cultura de gestión de residuos, apuntan a un estancamiento del desarrollo a través de la disminución de los ingresos económicos de las naciones de la región, el descenso de la vida marina y de los mariscos, así como la reducción del volumen de buques que patrocinan la región con fines de desarrollo económico. Estas razones hacen que esta investigación sea muy significativa en este momento en que la economía mundial en su conjunto se enfrenta a desafíos y hace difícil determinar su futuro teniendo en cuenta la recesión económica mundial de 2013, 2014 y parte de 2015, donde naciones como Grecia, España, Italia, Portugal, Irlanda y, en cierta medida, incluso Francia, los Estados Unidos de América y el Reino Unido se vieron afectados por esta recesión. Así que la opción sigue siendo identificar y promover las regiones subdesarrolladas viables del mundo, como la región del Golfo de Guinea en África, entender que es para el subdesarrollo a pesar de sus enormes recursos humanos y naturales e invertir de manera efectiva en la región para que la economía mundial debilitada se apoya a través de tales medios para los beneficios de toda la comunidad mundial.Contaminación en el Golfo de Guinea: Naturaleza y causas Las actividades de prospección petrolífera que se llevan a cabo en la región del Golfo de Guinea en países como Guinea Ecuatorial, Santo Tomé y Príncipe, Gabón, Nigeria y Angola, entre otros, provocan continuamente vertidos de petróleo en el proceso de perforación, bunkering y vertido de productos petrolíferos en el Océano Atlántico, ya que es habitual contaminar los océanos y los mares mientras se realizan actividades de prospección petrolífera en alta mar o incluso en la región del Ártico. De hecho, estas actividades de exploración petrolífera y los vertidos de petróleo adoptan la forma de un círculo vicioso, como se ilustra a continuación: Gracias a los recientes avances tecnológicos en las actividades de prospección petrolífera y a los mayores esfuerzos y medidas de los gobiernos y de las agencias y organismos medioambientales independientes que trabajan en el ámbito de la contaminación en la región, la contaminación de los océanos a través de los medios mencionados, incluidos los vertidos de petróleo, se ha reducido drásticamente en la región en los últimos 7 años, Sin embargo, la aparición de un nuevo grupo militante en la zona del Delta del Níger de Nigeria, que se autodenomina «Vengadores del Delta del Níger» y cuyas reivindicaciones o motivos principales nadie conoce, pero cuyas acciones consisten en bombardear incesantemente las instalaciones petrolíferas de las empresas petroleras multinacionales como Chevron, Shell, Agip e incluso la Nigerian National Petroleum Company (NNPC), lo que provoca vertidos de petróleo en toda la zona, está afectando enormemente a las costas atlánticas del Delta del Níger; que es parte de las áreas que actualmente están en proceso de limpieza a través de los esfuerzos del gobierno nigeriano y algunas compañías petroleras, por ejemplo, Shell en el Delta del Níger.g. Shell en la zona del Delta del Níger. Tiene el potencial de afectar al propio Océano Atlántico a largo plazo, ya que todos los ríos contaminados en el Delta del Níger, como resultado de estos ataques, se están vaciando en el Océano Atlántico como su destino final. Por lo tanto, la situación tiene el potencial de afectar a todas las vidas marinas aquí en la costa del Atlántico, el Océano Atlántico más allá de las áreas de jurisdicción nacional en África e incluso todo el Océano Atlántico en su conjunto. De hecho, los expertos y los habitantes ya han empezado a notar una rápida disminución de peces, plancton, camarones, tortugas, cangrejos, cangrejos de río y otras especies marinas en los territorios costeros del Delta del Níger en el Océano Atlántico.) Aparte de las actividades de prospección petrolífera descritas anteriormente, algunas actividades marítimas que se llevan a cabo en la región también contribuyen a la contaminación de este golfo, por ejemplo, las incesantes actividades de desengrasado (lavado de productos químicos manchados en los «delantales de muelle» de los puertos marítimos) que se llevan a cabo regularmente en los distintos puertos marítimos de la región tras el vertido de productos químicos y cargas relacionadas con productos químicos en los puertos marítimos. Estas acciones están contaminando continuamente las costas del Océano Atlántico en la región, causando así daños tanto a la vida marina como a la humana en cierta medida. Además, los productos químicos utilizados regularmente en el lavado de estos delantales de muelle en estos puertos a veces se combinan accidentalmente con los productos químicos originales destinados a ser lavados derramados en estos delantales de muelle durante las descargas de los buques; como los nitratos de potasio, los cloruros de potasio, el fósforo, el azufre, los fertilizantes y otros productos químicos industriales, se descubrió que formaban soluciones químicas inesperadas e imperceptibles con peligros potenciales de dañar la vida marina en las aguas territoriales de los océanos atlánticos de la región, porque como estas soluciones se vacían en el océano Atlántico sin llevar a cabo evaluaciones regulares de impacto ambiental según las operaciones en estas soluciones recién formadas trae daños a la vida marina dentro de las zonas de captación de estas operaciones. Sin embargo, al igual que la contaminación de los océanos debida a las actividades de prospección petrolífera, la contaminación física de estos productos químicos es a veces visible incluso a simple vista en las aguas del Océano Atlántico en la región. Los puertos marítimos más populares de esta región son Abidjan, Libreville, Tamale, Luanda, Duala, Cabinda, Sumbe, Cotounou, Lagos, Doula Tamale, Malabo y Lome, entre muchos otros. La escasa cultura de gestión de residuos en la región debido a la falta de conocimientos técnicos para gestionar los residuos de forma adecuada, junto con el alto nivel de pobreza de menos de un (1) dólar estadounidense por persona y día en la región, así como la falta de políticas adecuadas de gestión de residuos en algunos de estos países, ha dado lugar a que el Océano Atlántico y sus aguas territoriales sean el destino final o el punto final de muchos de los residuos generados localmente procedentes de los hogares ubicados en las ciudades/pueblos situados en la costa atlántica de la región. De hecho, esto explica que muchas bolsas de plástico, envases, productos de polietileno y otros productos industriales ligeros se encuentren siempre en la mayoría de las supuestamente bellas playas costeras africanas de la región. 1. La piratería en la región del Golfo de Guinea: Naturaleza y causas Los piratas en el Golfo de Guinea suelen estar asociados al robo de cargamentos de petróleo y/o al secuestro para obtener rescates. Los culpables suelen ser empresas criminales fuertemente armadas, En 2012, la Oficina Marítima Internacional, Oceans Beyond Piracy y el Programa de Respuesta Humanitaria a la Piratería Marítima informaron de que el número de ataques a embarcaciones en África Occidental, que constituye el 50% de la superficie total del Golfo de Guinea por parte de los piratas, había alcanzado un máximo mundial, con 966 marinos atacados durante el año.Según el Grupo de Control de Riesgos, los ataques piratas en el Golfo de Guinea habían mantenido a mediados de noviembre de 2013 un nivel estable de alrededor de 100 intentos de secuestro en el año, un segundo lugar cerca de Asia. Durante algún tiempo, especialmente entre 2004 y 2009, los barcos más pequeños que transportaban empleados y materiales pertenecientes a empresas como Chevron, Texaco, Shell y Total, entre otras, que exploraban en la región, habían corrido el riesgo de ser secuestrados, con mayores riesgos con los expatriados extranjeros que trabajaban en la región. Sin embargo, con el tiempo, estos piratas se volvieron más agresivos y mejor armados. Algunos grupos militantes que operan en la región solían ser acusados de algunas de estas actividades de piratería y secuestro que tienen lugar en la región, especialmente los grupos militantes que operan en la zona del Delta del Níger de Nigeria, cuyas reivindicaciones originales siguen siendo las de luchar contra sus gobiernos y las empresas petroleras multinacionales que operan en sus pueblos y aldeas sobre las cuestiones de la degradación del medio ambiente, pero cuyas acciones físicas sólo son visibles a través de algunos visos sociales muy desagradables como estos secuestros para pedir rescate de expatriados extranjeros, los bombardeos de instalaciones petrolíferas y la piratería en las aguas territoriales de la zona del delta del Níger antes del programa de amnistía anunciado el 25 de junio de 2009 bajo la administración del difunto presidente Yar’Adua, tras el cual los vises disminuyeron significativamente, aparte de la piratería en las zonas oceánicas más allá de la jurisdicción nacional, pero la de los alrededores de las calas, las aguas territoriales, las terminales, los puertos e incluso las plataformas petrolíferas casi desaparecieron. En general, el Golfo de Guinea ha sufrido 427 de los 1434 ataques en aguas africanas entre 2003 y 2011. La frecuencia de los ataques en esta región, aunque no es tan alta como los de la costa somalí, está sin embargo en aumento. Los registros y las estadísticas muestran que las nuevas características o tácticas de los piratas que operan actualmente en la región del Golfo de Guinea implican el secuestro de buques pesqueros, en particular los que operan dentro de las aguas territoriales de la región y de la costa atlántica, y su utilización para atacar a otros buques que operan frente a las costas de cualquier país vecino de la región como Benín, Togo, Nigeria, Ghana, Camerún y algunos otros. La mayoría de estos ataques recientes se han extendido más allá de las áreas del Océano Atlántico más allá de la jurisdicción nacional de cualquier país miembro y se centran en gran medida en los buques cargados de petróleo, para robar el producto del petróleo. La piratería en el Golfo de Guinea es muy técnica y a veces incluso muy sofisticada, la toma ilícita de petróleo. Roban el petróleo, hacen un par de círculos en el mercado negro y luego lo vuelven a depositar en la cadena de suministro mundial. Esto explica por qué el presidente de Nigeria, Muhammad Buhari, durante una cumbre sobre la lucha contra la corrupción celebrada en Londres el 12 de mayo de 2016, hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que declarara el petróleo robado como mercancía ilícita y lo considerara «petróleo sangriento», al igual que la comunidad mundial considera ilegales los diamantes robados en algunas zonas o países en guerra y los denomina «diamantes sangrientos».Las actividades de los piratas en la región del Golfo de Guinea, en el Océano Atlántico, siguen aumentando y afectando gravemente a las economías de los países miembros de la región; por ejemplo, el comercio del principal puerto de Benín, el puerto de Cotonú, se redujo en 2012 en un 70%, y el coste de la piratería en el Golfo de Guinea, debido a los bienes robados, la seguridad y los seguros, se estimó en unos 4.000 millones de dólares estadounidenses en 2015.Posición de los gobiernos y de los organismos pertinentes de la región: A medida que la escala, la frecuencia y el calor de la piratería siguen creciendo a lo largo de los años en la región, hay un deseo creciente entre las naciones miembros de la región de promover y preservar el buen orden en el mar. Esto ha llevado a los incesantes llamamientos de los gobiernos de la región para que se asocien en la lucha contra la piratería a través de fuerzas conjuntas, especialmente el llamamiento constante del Presidente Muhammadu Buhari de Nigeria desde que asumió el poder en el año 2015, para que los gobiernos, las partes interesadas, los expertos y los miembros de las comunidades locales e internacionales pertinentes de la región trabajen en este problema que nos afecta a todos. Sin embargo, teniendo en cuenta las crecientes estadísticas de los ataques piratas en la región, todavía es necesario hacer más. Sugerencias/recomendaciones:1. Luchar contra la piratería mediante la aplicación de la tecnología espacial:El uso de tecnología satelital moderna, como el Sistema de Identificación Automática (AIS, por sus siglas en inglés) (un sistema de seguimiento automático utilizado en los buques y por los servicios de tráfico marítimo (VTS, por sus siglas en inglés) para identificar y localizar los buques mediante el intercambio electrónico de datos con otros buques cercanos, estaciones base AIS y satélites) por parte de los gobiernos y las autoridades de la región puede ser muy eficaz en este sentido1. La Oficina de las Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Ultraterrestre (UNOOSA) debería utilizar su capacidad para influir en las partes interesadas y en los gobiernos de la región para que acepten y consideren el uso de la tecnología satelital para una vigilancia y un seguimiento eficaces con el fin de evitar posibles tiempos de contaminación.2Las agencias especializadas de las Naciones Unidas, como la Oficina de las Naciones Unidas para la Prevención de la Droga y el Delito (ONUDD), la Organización Marítima Internacional (OMI) y organizaciones regionales como la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), la Comunidad Económica de los Estados de África Central (CEEAC), la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD), la Unión Africana (UA) y otras, deben sumarse a los esfuerzos de los gobiernos para evitar la piratería en la región3.Hay que animar a los inversores internacionales en los sectores no petrolíferos y del gas, así como en las industrias marítimas, a que sigan viniendo e invirtiendo en esta parte de África para reducir la excesiva dependencia de los productos petrolíferos, que siguen contaminando la región sin cesar4.Los periodistas y los defensores de los medios de comunicación que se ocupan del medio ambiente, el petróleo, el mar y la pobreza deberían utilizar sus capacidades y plataformas para impulsar las oportunidades y los recursos sin explotar de la región con el fin de atraer a posibles inversores internacionales para que inviertan en la región5.La comunidad internacional y la diáspora africana deberían complementar los esfuerzos en materia de seguridad marítima y contaminación en la región abordando cuestiones de política y gobernanza, así como promoviendo la región para complementar el crecimiento de la economía mundial en sus respectivas diásporas.Conclusión: A diferencia de otros golfos populares del mundo, como el Golfo de México, el Golfo Pérsico, el Golfo de Tailandia, el Golfo de Alaska y el Golfo de California, el Golfo de Guinea sigue siendo impopular y subdesarrollado a pesar de sus abundantes recursos humanos, marítimos y naturales, por lo que los piratas aprovechan la mala situación de la seguridad marítima para seguir floreciendo en sus aguas territoriales, mientras que la contaminación sigue amenazando la biodiversidad marina y costera general de la región, lo que dificulta el sustento de los habitantes rurales de la costa y de otros lugares. En vista de lo anterior, se ofrecen algunas sugerencias y recomendaciones que, si se siguen y aplican, ayudarán a reducir el índice de piratería y contaminación en la región, por un lado, y a lograr un rápido desarrollo de la región, por otro; de lo contrario, el índice de aceleración de las actividades de los piratas, la contaminación y el subdesarrollo de la región irán siempre en aumento y la economía mundial seguirá perdiendo ese impulso potencial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.